Viento a favor y macro gringa

(Gestión 11-04-2012 La política monetaria expansiva de las economías desarrolladas, entre las que se encuentra la norteamericana, ha generado un ventarrón que viene contribuyendo al impulso del velamen de varias economías emergentes incluida la nuestra, viento si bien a favor pero inestable. ¿Qué hacemos mientras tanto? Administramos solo el crecimiento ¿Y qué después?

Dada la cuasi parálisis de la economía norteamericana como efecto directo de la crisis del 2007-08, el banco central gringo aplico programas de inyección de liquidez (los famosos Quantitative Easing QE) que junto a tasas de interés en mínimos históricos (0.25%) han ayudado a generar un ciclo de altos precios de commodities y de entrada de capitales a países emergentes como el nuestro. Esto ha provocado una sostenida apreciación del tipo de cambio real bilateral. En el caso del Perú, con datos del Banco Central tomando como base el índice de tipo de cambio real bilateral de diciembre de 2001 (100), el promedio en el 2010 fue  de 81.5, en el 2011 el promedio fue  79.3 y en enero y febrero de este año este índice siguió cayendo en 4.6% y 4.4% respectivamente. Para moderar la volatilidad cambiaria y procurar una suerte de soft landing cambiario, el banco central en estos últimos meses fue muy activo en sus compras de dólares que causaron un aumento apreciable en la magnitud de reservas internacionales (a marzo alcanzan US$55,789 mills con un aumento en el último ano de US$ 9,662 mills) incremento que tiene un componente importante en el de  la posición de cambios (cuyo incremento en el último año fue de US$ 6,078 mills alcanzando a  marzo US$ 33,391 mills).  Es claro que La caída del dólar ayuda en la lucha contra la inflación, sobretodo ahora que aun andamos por encima del rango meta de inflación (a marzo la tasa anualizada fue de 4.23% versus un límite superior de 3%), aunque esta desviación haya ocurrido fundamentalmente por choques adversos de oferta, principalmente aumentos en el precio de commodities alimenticios y  petróleo, teniéndose en perspectiva  regresar dentro del rango meta, al segundo semestre de este año.

Ciertamente, frente a una tasa inflacionaria por encima del límite superior del rango meta, una opción es subir la tasa de referencia. La otra opción es dejar que el dólar caiga más todavía bajo la presión de la entrada de capitales y los altos precios de las materias primas (cuyos precios ahora también responden a factores especulativos). Sin embargo,  una mayor apreciación del tipo de cambio real es indeseable en países emergentes como el nuestro que quieren ganar mercados en los países desarrollados (los cuales se han venido cerrando a las importaciones por la pérdida de dinamismo de sus economías)  y que también ahora están urgidos de diversificar su aparato productivo y generar mas empleos.

Pero en estos tiempos de cambios, en economías desarrolladas como la norteamericana la preocupación no solo es afirmar  la recuperación sostenida del nivel de actividad y del empleo sino también apuntalar su capacidad de crecimiento futura; así, hoy la discusión es como lograr un sistema tributario que ralentice la salida de capitales hacia plazas más atractivas; en tanto, en la zona euro están tratando de desmontar una compleja red de regulaciones que limitaban su competitividad.   Hoy con viento a favor, necesitamos preocuparnos no sólo por el cómo a partir del crecimiento y la prosperidad resultante esta sea más equitativamente distribuida, sino también  por sostener el crecimiento cuando estos benignos vientos cambien de dirección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s