No es lo que parece

No pocas veces,  las interpretaciones de sentido comúnmente aceptado en temas económicos, son asumidas como verdades populares no sujetas a escudriño técnico. El caso es. tal como lo dice mi amigo Luis Davelouis en una interesante columna el domingo pasado, nosotros confiamos en nuestras percepciones al ser estas nuestra conexión con el exterior, pero fuera de los fenómenos físicos , nuestros sentidos son débiles, imperfectos, limitados y sesgados por nuestras ideas expectativas y deseos; frente a ello la evidencia empírica es la base para que la ciencia mediante el conocimiento sistemáticamente organizado nos ayude a decantar el grado de verdad o no en las percepciones populares. Les presento 3 ejemplos de estas interpretaciones populares en temas económicos y una breve sumilla técnica a continuación para que cada uno de ustedes los reflexiones.

Cinturones de seguridad, airbags y frenos antibloqueo.
Cuando años atrás los autos comenzaron a ser equipados con estos aditamentos, contra lo que popularmente se suponía, ello cada vez más se  correlacionaba directamente con el incrementado  número anual  de accidentes de tránsito..Para interpretar lo que sucede la teoría económica nos provee de los conceptos de incentivos y penalidades para entender lo que sucede: En verdad estos aditamentos, en la medida que infundían más confianza a los conductores en su integridad física ante una colisión, hizo a estas menos costosas frente al incentivo de llegar más pronto a su destino, manejando a mayor velocidad y con menor prudencia (y si son adictos a la adrenalina, el incentivo es más grande aun)

image

Los malos de semana santa.
Uno de los sitios de mayor cobertura periodística en el Perú durante el jueves y viernes santo de cada ano son los  mercados al por mayor y menor de pescado fresco, donde la escena común es el de amas de casa quejándose sobre la suba del precio del pescado, y a la vez calando hondo la idea que principalmente los comerciantes son los malos de la película, al atribuírseles a ellos la entera responsabilidad del encarecimiento del producto ¿realmente ellos son los malos?   En lo fundamental dada la costumbre católica de comer pescado durante el jueves y viernes santo, la demanda se propulsa y ello explica la suba del precio, considerando que la oferta de pescado fresco está dada por la captura de pescado del día anterior y/o la madrugada del día presente (oferta perfectamente inelástica diríamos los economistas) entonces toda la suba de la demanda se traslada a precios, es decir la responsabilidad del encarecimiento del precio del pescado fresco esta en nosotros mismos a partir de los preceptos católicos puestos en práctica en este caso.

Supermercados vs mercados de barrio.
En el Perú, está muy arraigda la asociación de precios más altos en supermercados y en el imaginario también su clientela como  proveniente de clase media para arriba, es interesante anotar como en los hechos los supermercados se han venido segmentando en función de grupos de clientes socioeconómicamente diferenciados., y es que el precio no es la única variables a considerar por los consumidores, la presentación, el servicio y eventuales ofertas empiezan a hacer mas universalmente atractivos a los supermercados respecto a otros canales de comercialización, sino miremos la profusión de estos en el cono sur, norte y este de ciudades  como Lima.

A contrasentido del a veces sobredimensionado sentido común, no necesariamente las creencias populares tienen asidero en términos de validez empírica y/o científica, siendo útil por tanto la evaluación de la ciencia económica, y es justamente esta mirada sobre el revés de la trama, lo que hace a la ciencia económica muy útil y omnipresente si de evaluar a los agentes económicos se trata.

Anuncios

2 comentarios sobre “No es lo que parece

  1. Respecto al último punto de los supermercados vs mercados de barrio, vale acotar que muchos decidimos proveernos principalmente en mercados de barrio por una conciencia de que el ingreso y ganancias de esa venta se distribuyen más equitativamente, que no se contribuye a la “excesiva riqueza” de grupos de poder que son los propietarios de dichas cadenas y que se colabora con un decrecimiento sostenible al no propiciar compras por impulso y estereotipos de consumo que son endeudantes y no ecológicos.

  2. Es realmente interesante el análisis de las relaciones que tienen los productos, además de las repercusiones que conlleva un evento de cambio en cada uno de ellos. De esta manera, la economía es emocionante.
    Por otro lado, es un problema que la mayoría de personas nos dejemos engañar por nuestra percepción en nuestra agitada realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s