Expectativas saliendo del foso

Las expectativas en los agentes económicos existen como respuesta a un futuro no conocido, y en el caso de los empresarios, estas son de particular importancia, puesto que de sus decisiones de inversión dependerá la demanda, el PBI en el corto plazo y también el producto potencial. Mirando la última encuesta de expectativas del BCRP (octubre 2021) aplicada al segmento empresarial, estas presentarían expectantes números ¿Estamos frente a una inminente e irreversible cambio de percepción sostenidamente optimista de los empresarios? Veamos más de cerca estos asuntos.

En un contexto donde la proyección de crecimiento del BCRP para el 2022 está alrededor de sólo un 3.4% y una proyección de crecimiento de cero para la inversión privada, resulta particularmente importante observar las decisiones de los empresarios en base a las expectativas de estos, las cuales   en el Perú de hoy, responden a factores políticos y económicos principalmente.

En cuanto a los primeros destaca la pugna ente el Congreso y el Poder Ejecutivo, pugna que no fue resuelta por el voto de confianza del Congreso al gabinete Vásquez, logrado con las justas y entendiéndose además que la otra pretensión inmediata del Ejecutivo cual es, solicitar delegación de facultades para legislar en materia tributaria y de reactivación económica. Intentar esto, implicará el inicio de una nueva negociación desde cero, donde a la luz de lo sucedido en las últimas semanas, no habría probabilidad muy alta de lograr otra vez el apoyo congresal, no porque se reconozca que es una apuesta arriesgada trasladar vía mayores impuestos S/ 14,000 millones del sector privado al Estado, ¿Tendrá este  la misma´ capacidad de gasto y de gestión  de estos recursos, factor fundamental  para que no se produzca una discontinuidad en la dinámica de recuperación de la actividad económica.

Revisando más detalladamente los datos de la última encuesta de expectativas macroeconómicas a octubre que mensualmente aplica el BCRP, en el caso de las aplicadas a los empresarios, sobre la situación económica en general a 3 meses esta mejoró de 35 a 43 puntos entre setiembre y octubre; y la expectativa a 12 meses lo hizo de 45 puntos a 51 puntos, ubicándose en el tramo optimista.    

Al respecto si comparamos puntualmente los números señalados de octubre vs septiembre hay una mejora de las expectativas, pero considero que estos números –sobre todo por el contexto actual-  no se deben mirar puntualmente en cada mes, sino se debe observar la tendencia de los mismos. Por ello, y si miramos de julio en adelante, esta es bastante errática. Por otro lado, el optimismo estaría más evidenciado para un año que para los próximos 3 meses, lo cual revelaría el menor optimismo relativo en los meses inmediatos, con lo cual  podrían estar anticipando algunos nuevos eventos generadores de mayor incertidumbre (como no saber por ejemplo cual sería  la estructura tributaria resultante en el marco de la delegación de facultades o por decisión directa del Congreso) y/o de la aún no resolución de situaciones anteriores generadoras de desconfianza.

Al final considero que desde el plano político se necesita terminar la hasta ahora ininterrumpida confrontación Congreso – Ejecutivo, y desde el plano económico que el Poder Ejecutivo haga nuncios claros y factibles de política económica para el quinquenio, ayudarían mucho para lograr una sostenida e indispensable mejora en la confianza empresarial.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s