Retos para APEC… y el Perú

kb3

Terminada la Cumbre de Líderes de la APEC: 21 Jefes de Estado  o de Gobierno (no participo la Presidenta de Corea del Sur, pero si como invitado el de Colombia), incluida la sombra de Donald Trump, en muchas conversas, 1200 empresarios, con la visita de negocios de Mark Zuckerberg incluida y fotos del recuerdo para algunos personajes locales; que desafíos principales tiene este acuerdo de cooperación económica y sobretodo en el campo de la integración a mercados qué retos se vienen para  nuestro país…..¿O nos quedamos solo en la declaración ampulosa en favor de la integración pero vacía de plausibilidad? Miremos algo sobre estos asuntos.

Al margen que por buena (¿O mala?) suerte las Cumbres APEC celebradas en Lima se hicieron  en medio de turbulencias en la  economía internacional: Crisis Subprime (2008) y propósitos proteccionistas del Presidente electo Trump (2016), hechos que aumentan la incertidumbre respecto a los desarrollos futuros del acuerdo de cooperación,  y  de la suscripción de cuando menos 7 acuerdos bilaterales del  Perú con países distintos;  estructuralmente un reto  recurrente de la APEC  es constituirse en un área de libre comercio, porque actualmente no lo es, incluso en el caso del Perú, solo con 9 países miembros de la APEC,nuestro país tiene tratados de libre comercio (Canadá, Chile, China, EEUU, Japón, Mexico, Singapur, Corea del Sur y Tailandia),cabe remarcar también  que la expresa intención de  constituir un área de libre intercambio no es nueva:  recuerdo que esto ya se discutía en este Foro desde tiempos de la Cumbre en Lima en el 2008.

Pero asumamos por un momento que se dan pasos acelerados para la conformación de un área de libre comercio que integre a estas 21 economías que explican el 56% del PBI mundial, implicando el 40% de la población y el 44% del comercio mundial.  Frente a ello ¿Estamos preparados para incorporarnos como exportadores netos? ¿Cuales han sido los resultados de estos esfuerzos de integración en  los últimos años?  Por ejemplo  vista la balanza comercial con las 21 economías con las que tenemos tratados de libre comercio, esta fue deficitaria en 1,500 millones en el 2015 y en 1,200 millones (proyección ) en 2016; y si miramos los 9 países de la APEC con los que tenemos TLCs, solo con China y Canadá la balanza es superavitaria y por montos marginales; y si uno mira la composición de las importaciones, la mayoría  no tienen  alto componente de conocimiento con efecto diferido sobre empoderamiento de nuestra capacidad productiva futura. ¿Nos insertamos para ser importadores netos?

Si esa es la situación de ahora, que nos espera luego, cuando varios de los países con los que tenemos TLCs o son miembros de la APEC están embarcados en la denominada 4ª revolución industrial, donde tecnologías como la robótica, inteligencia artificial, ciencias de materiales, nanotecnología, internet de las cosas etc. se fusionan en las esferas físicas, digitales y biológicas. Esta revolución industrial implica además el surgimiento de nuevos  modelos de negocios, irrupción de operadores y cambios sustantivos en sistemas productivos de distribución y de consumo; dándose estos procesos  a velocidad exponencial por la mayor interconexión y retroalimentación tecnológica, con amplitud extendida por la revolución digital, con efectos en sistemas entre y al interior de países, firmas, sectores y sociedades completas. ¿Nos estamos preguntando y de allí ver que hacemos como país para integrarnos a mercados que son cambiantes no solo por el lado de los competidores sino también por el lado de los demandantes bajo arreglos institucionales  distintos a los tradicionales?

En suma, pasada la parafernalia de la APEC, reflexionemos a que nos conducirá seguir obviando los enormes retos por delante como país. Quedarnos en la frase pomposa  -pero vacía en acción- respecto a la necesidad de integrarnos al mundo,  solo permanecerá  en la primera plana del  periódico de ayer, que hoy  ni para envolver al pescado sirve.

Gradualidad y reglas estables

kb2

Un tema macroeconómico, de actualidad  en el Perú,  es el referido al déficit fiscal, cuya proyección pasiva lo ubicaba en agosto en alrededor de 3.4% del Producto Bruto Interno.  Para reducirlo, si la actividad económica no crece más rápido, no hay forma que los ingresos fiscales se dinamicen, por lo cual tal como estaría  ahora ocurriendo, está primando la aplicación de recortes al gasto público (DS 272-2016-EF), justo cuando más necesitamos impulsar la demanda. Veamos este tema.

No es novedad que esta administración recibió una economía en curso de desaceleración, siendo un icono de ello probablemente la sostenida caída libre de la inversión privada desde el 2014, caída que de acuerdo a la evidencia empírica peruana está muy conectada con rezago, con la caída del poder adquisitivo de nuestras exportaciones en términos de las importaciones (Términos de intercambio) los cuales han venido reduciéndose sostenidamente desde el 2012, pero desde julio de este ano en adelante ha comenzado a mostrar variaciones positivas.      Esta conexión  rezagada  de la evolución de los términos de intercambio y la inversión privada (20.9% del PBI), no excluye el rol de las expectativas sobre esta última.   Así observando la encuesta de expectativas macroeconómicas del BCRP de octubre 2016, se está produciendo un deterioro de las expectativas de los empresarios sobre la situación económica del país a 3 y 12 meses: El tramo optimista bajo de 62 a 61 puntos, en el primer caso  y de  75 a 74 puntos en el segundo.  Dados estos dos factores encontrados sobre la inversión, hay que movernos en puntita de pies para lograr apuntalar la demanda interna, no debiendo hacernos muchas ilusiones con el desempeño del consumo  privado (63.5% del PBI); en tanto estimo una reducción del impacto del producto sobre el empleo (Elasticidad empleo/PBI) promedialmente calculada en 0.4 puntos.  Fundamento el debilitamiento de este coeficiente, respondería   a la ocurrencia de factores que disuaden la contratación laboral, así como la poca predictibilidad de las sentencias relacionadas a diferendos laborales, y  también por el  empeoramiento  de las condiciones para contratar y /o despedir colaboradores. Según el World Economic Forum (WEF), pasamos del puesto 32 hace algunos años al puesto 9no.   Otros componentes de la demanda interna como el consumo e inversión publica, el primero ha venido desacelerándose en tanto esta última ha contrayéndose.  Posteriormente, en los 2 primeros trimestres de este ano, ambas han venido teniendo un ligero grado de recuperación.

Considerando, la evolución descrita de los componentes de la demanda interna, las decisiones de política fiscal y sobre indicadores de esta son particularmente relevantes. Sobre esto último sugiero revisar la intención de modificar la ley de Responsabilidad y Transparencia fiscal.  En el marco de las facultades delegadas, en lo que respecta a sustituir, la meta fiscal calculada en términos estructurales (considera ingreso permanentes)  por una meta fiscal medida en términos observados (considera ingresos corrientes). De prosperar esta modificación,  ello podría equivocadamente direccionar la política fiscal  hacia una de carácter  procliclico.  Solo a manera de ejemplo, una nueva caída de los precios de commodities, dada la retracción del ingreso fiscal resultante, traería aparejada una contracción del gasto, en aras de cumplir la meta fiscal, agravando así el efecto económico contractivo.

Sería deseable entonces,  no perder de vista que una política fiscal contractiva pasa factura en términos de la demanda interna, demanda ya debilitada por la sostenida  retracción de la inversión privada, retracción que si bien podría revertirse  por la recuperación de los términos de intercambio, tal recuperación podría mediatizarse por un agravamiento adverso en las expectativas, riesgo cuya probabilidad podría ser mayor, de ocurrir cualquier choque exógeno adverso, dado el carácter pro cíclico que detentaría la política fiscal de prosperar la modificación del carácter del déficit fiscal meta.  Si de sugerir dos conceptos a tener en cuenta en el manejo fiscal actual, señalaría: Gradualidad y reglas estables

 

 

Crecimiento inclusivo ¿Tema sólo de economistas?

kb1

Es lugar común referenciar el crecimiento inclusivo como ideal de la política macroeconómica de corto plazo, esto además de lograr que el PBI efectivo  oscile alrededor del producto potencial, probablemente sean las 2 principales preocupaciones en cuanto al nivel de actividad económica en el día día para el MEF… En esta nota tratare de explicar  que significa que el crecimiento sea inclusivo desde una de sus perspectivas la laboral.

La demanda de empleo (a cargo de las empresas) depende no solo de la  evolución sino también de la composición sectorial de la  actividad económica; como referencia veamos lo sucedido en agosto último: Mientras que la economía creció 5.52%, el empleo solo lo hizo  en 0.6%; si consideramos que promedialmente cada punto de aumento del PBI implica 0.4 puntos de aumento en el empleo, este debería haber crecido en alrededor del 2.2%. La explicación va por el lado que el crecimiento hoy está basado en sectores como minería, hidrocarburos así como pesca que o son poco intensivos en mano de obra o demandan empleo eventual, en tanto sectores intensivos en mano de obra como industria ay construcción no solo no crecen sino incluso se contraen.

Al margen del poco dinamismo de la demanda laboral, estructuralmente haya una circularidad perversa que sostiene una secular demanda de empleo de baja calidad: Empresas con baja productividad por inexistente innovación,  sin economías de escala, poco diversificadas con productos poco incorporantes de conocimiento y principalmente informales; factores que en  movimiento recursivo garantiza una demanda de empleo intermitente y de baja calidad. Más existieron  incentivos para revertir esto? No por lo menos hasta que se acabó el súper boom de materias primas: Hasta el 2014, la masiva entrada de dólares por disparados precios de commodities genero 2 efectos similares a los que refería Juan Luis Guerra como un deseo en una antigua canción …Ojalá que llueva café en el campo…deseo que para exportadores de commodities como nosotros se hizo realidad de 2 formas: La revaluación del sol frente  al dólar aumentaba con el mismo volumen de exportaciones, nuestra capacidad de  importar más bienes y servicios y adicionalmente el efecto reductor sobre los precios internos hizo que los salarios aumenten su poder de compra…..sin que la productividad laboral se haya incrementado; condición fundamental para sostener el crecimiento. Se acabó el boom y nos quedamos como ahora colgados de la brocha.  ¿Pero qué tan lejos estamos de estándares extranjeros? De acuerdo a Casell y Araujo (2015) la productividad laboral de un trabajador peruano es un 25% respecto a la del trabajador norteamericano, uno de los menores incluso al interior de los países de la Alianza del Pacifico: Chile (36%), Colombia (23%)  y México (35%); esta es la mala noticia. La buena. Es que el potencial de expansión de la producción en  nuestro país sería mayor que el resto de países en región: Si se lograse incorporar la productividad gringa, la nuestra alcanzaría a un 65% de la productividad laboral en EEUU, haciendo lo mismo Chile alcanzaría 58olo, Colombia 54% y México 44%. Pero ojo consideremos que detrás de nuestros números se esconde una gran heterogeneidad, puesto que si vemos estos desagregadamente, el problema se complica; El 89.1 de empresas en el Perú son Mypes cuya productividad laboral es la mitad de la que exhibe una gran empresa.

Pero los determinantes del empleo de calidad ¿Son solo económicos? Desafortunadamente No. Factores legales también reducen el coeficiente de elasticidad empleo producto; Perú de acuerdo al WEF, ocupa el 9no lugar en el ranking de países con peores condiciones para contratar y despedir trabajadores; adicionalmente hoy una  misma  contingencia laboral, judicialmente se  resuelve de manera distinta, todos estos aspectos reducen el efecto macro de arrastre sobre el empleo; en suma el llamado crecimiento inclusivo no solo es un asunto de economistas,  los juristas también tienen mucho que decir y resolver.

Calidad: ¿sólo tema de consumidores?

kb7

La ciencia económica, señala  que no siempre el libre juego de la oferta y demanda nos lleva a soluciones Pareto eficientes; esto es aquel resultado en el que no es posible mejorar  el bienestar de uno sino  es a costa del logrado por otro. Ello pasa por la existencia de fallos de mercado,  ya sea por la existencia de poder de mercado, externalidades y asimetrías de información; dichas fallas justifican la intervención del Estado, en esta nota concentraremos nuestra atención en estas asimetrías, dadas las implicancias resultantes sobre la identificación de la real Calidad y competitividad de los productos ofertados en nuestros mercados.

La teoría económica señala que los individuos expresan su valoración  individual por un bien o servicio a través del  precio que están dispuestos a pagar, siendo la curva de demanda aquella que refleja el conjunto de combinaciones de precios y cantidades  demandadas alternativas; el caso es que se asume información simétrica; esto es que tenemos disponible la misma información sobre las características del producto a transar  al igual que el vendedor… ¿La tenemos realmente  como consumidores? ¿O solo creemos tenerla? Compramos asumiendo que la calidad de lo adquirido está alineada a nuestra expectativa; ¿Pero que es calidad? Es la condición del grado de cumplimiento de un bien o servicio  con estándares y especificaciones establecidos, sin deficiencias ni fallas, con plena satisfacción del cliente. Para todo esto en las economías modernas ¿Que se necesita? Requerimos a) Existencia y aplicación efectiva de Normas Técnicas (tal como ocurre con muchos productos en el mundo), aplicación de sistemas de gestión de la calidad (ídem) y Uso de instrumentos debidamente calibrados (para que las maquinas que los producen y/o certifican hagan mediciones correctas).  El cumplimiento de estos condicionantes están estrechamente vinculados con la implementación en el Perú de la llamada infraestructura de la calidad (IC) definida esta por las actividades de Normalización, Acreditación y Metrología, que responden a una Política Nacional de la Calidad –que ya existe- siendo el Instituto Nacional de la Calidad (INACAL) el ente promotor y desarrollador de esta.

La trascendencia de estos temas que leídos en lenguaje técnico  parecieran muy abstractos, en verdad son sumamente concretos; concreción que se evidencia en reflexiones como por ejemplo: ¿Sin calidad nuestros productos podrían ser  competitivos?, ¿Sin calidad podremos mejorar el bienestar de nuestros ciudadanos basado en lo que compran o reciben incluso del Estado? ¿Sin conocer la real calidad de lo que se compra en los mercados, estos pueden ser eficientes asignadores de recursos? ¿Los tratados de libre comercio son alcanzables oportunidades para nuestros productores? Y la lista podría seguir; como vemos este tema del conocimiento certero y mejora de la calidad es una condición fundamental para que –y en línea con la teoría- los precios relativos sean eficaces asignadores de bienes y servicios, con implicancias sobre nuestro bienestar como ciudadanos, e implicancias macroeconómicas dado el relacionamiento de la Calidad con la competitividad de nuestros productos.

El tema no es el  solo de conocer la calidad de lo que se oferta en los mercados y la búsqueda permanente de mejora de esta no es posible  sino  que es indispensable como reto mayor que en nuestro país se instale una genuina cultura de la calidad, ¿O alguien puede suponer que el transparentarse la real calidad de lo que se transa en el Perú  caerá del cielo? O que tal como estamos, se podrá revertir los US$1,200 Mills de déficit comercial con los 21 países con los que tenemos Tratados de Libre Comercio, cuando a la vez el 82.2% de las empresas formales grandes y medianas en su proceso productivo no usan normas técnicas?  En conclusión, Ya sea por las implicancias microeconómicas –léase bienestar de los ciudadanos o funcionamiento eficiente de los mercados- o por las macroeconómicas –competitividad de nuestros productos- El transparentar y desarrollar un proceso de mejora constante de la calidad de lo que producimos, en el marco de una implantada Cultura de la Calidad; resulta vital en cualquier estrategia de inserción en la economía internacional.

Producto potencial, el detrás de cámaras.

kb6

Uno se los retos de la política macroeconómica en el largo plazo es lograr que el producto potencial crezca sostenidamente,, ello hace posible que la expansión del PBI de corto plazo a tasas crecientes no sean  restringidas por un reducido producto potencial, que ahora bordea el 4.5%, habiendo estado 3 años atrás en 6%.  Los determinantes de este  son el stock de capital humano de capital físico y la productividad de factores. ¿Qué elementos poco referidos están detrás de cada uno de estos? Exploremos sobre el tema.

Comencemos por el capital humano. Este  puede verse desde los planos cualitativo y cuantitativo; el primero de estos quizás es el más referido;  por ejemplo cuando se alude recurrentemente a la  educación como variable determinante. Opuestamente por el lado cuntitativo,poco se repara en la cantidad relativa de trabajadores activos respecto a las personas dependientes principalmente jubilados y niños, eso es el denominado bono demográfico; el punto es que este en el Perú va a ir paulatinamente reduciéndose:  Si miramos las cifras del INEI: La tasa de natalidad, entre 1976 y el 2015 se redujo a la mitad esto es de 39.6  a 18.2 por mil, a la vez la  esperanza de vida ha venido incrementándose en casi 30% , de 57.7 a 74.6 años en periodo similar; esto es  paulatinamente se reduce la capacidad generadora de riqueza proveniente del factor mano de obra , a la vez que se incrementan los demandantes de esta; con lo cual la cual se  pierde sostenidamente  un importante factor impulsor del crecimiento. Cabe mencionar que La reducción de la tasa de natalidad  podría responder a 2 factores: Por un lado la creciente inmersión de la mujer en el mercado laboral, con lo cual el costo de oportunidad de tener   hijos es creciente y por otro la duración del periodo de dependencia de los hijos respecto a los padres se extiende, en tanto los requerimientos de instrucción para insertarse en el mercado laboral son crecientes también, con lo cual la inversión de recursos implicada resulta siendo mayor que anos atrás.

En cuanto al capital físico, una variable determinante de esta , son las expectativas sobre el contexto económico futuro; Con independencia de las proyectada retracción de la inversión privada, incluso para el último trimestre de este ano y recuperación de la misma para el 2017;creo que es perfectamente posible que la  recuperación se podría adelantar para el último trimestre 2016,  en tanto aparezcan algunas evidencias de inversores interesados en desarrollar proyectos producto del ultimo periplo del Presidente Kucynski  por China y EEUU; Contactar e interesar a inversores es una competencia de PPK, que no es que me la hayan contado sino que la constate varias veces, cuando trabajamos en el Ministerio de Economía y Finanzas.  Luego entonces, un previsible adelanto de la recuperación de la inversión privada, además de incrementar el stock de capital, implicaría la posibilidad de una tasa de crecimiento algo mayor al 4% prevista por el BCRP, como también que al estar basada en sectores distintos a los extractivos, el impacto sobre el PBI urbano y el empleo será algo más marcado respecto al limitado pronostico actual.

En lo que respecta a la necesidad de aumentar la productividad total de factores productivos, la necesidad de promover la innovación es fundamental pero tal como lo mencione en mi artículo en Gestión  Innovación ¿Solo I +D? (07-09-2016), esta no solo es consecuencia de la investigación científica sino también de opciones alternativas como emprendimientos empresariales exitosos.

En suma si bien el desafío macroeconómico, es  que el producto potencial crezca, en cuanto al  como expandir los factores determinantes de este, a los factores  comúnmente  aludidos, habría que agregarles aquellos resultantes desde una perspectiva dinámica ; con lo cual la complejidad del tema podría ser algo mayor pero no por ello diferido en  enfrentarlo.

Innovación: ¿Solo I+D?

kb5

Los Economistas sabemos que la política macroeconómica de corto plazo debe tener por objetivo que el producto efectivo (Producto Bruto Interno realizado) oscile alrededor del producto potencial (producto de largo plazo);  mientras que el objetivo  de la política macro en el caso del largo plazo, es que el producto potencial (de largo plazo), crezca sostenidamente, y este último reto es  clave para que ocurra crecimiento económico sostenido a tasas crecientes, pero sin exacerbadas presiones inflacionarias.  Un factor clave relacionado a la dinámica del producto potencial, es la innovación, razón por la cual nos referiremos a la situación actual de esta y algunas opciones poco conocidas de impulso de esta variable.

Innovar consiste en usar el conocimiento actual para generar cosas o procesos diferentes a los existentes; de allí la existencia de una relación directa con la productividad de los factores productivos que junto al stock de capital humano y físico,  son los determinantes del producto potencial. Desde una perspectiva  tradicional  sobre la innovación (la asociada a I+D), nos encontramos  cerca a los coleros en el ranking de competitividad, que contiene a la innovación como factor. Así, el  World Economic Forum (WEF) si bien a nivel promedio considerando  los 12 pilares sobre los que comparativamente se evalúa la competitividad de 140 países ,Perú está en el puesto 59; sin embargo, si comparativamente observamos solo el pilar 12  que trata de la Innovación y sus  componentes, estamos  casi al final de la cola:: 116 avo en este Pilar;  y al interior  de este, las posiciones son aun tan o  más  críticas : Capacidad de innovación (105),  calidad de instituciones científicas (117), Gasto de firmas en I&D (115),Colaboración Universidad-industria en I+D (108),Demanda del gobierno de productos tecnológicos (123),Disponibilidad de científicos e ingenieros (117),Solicitudes de patentes (84).  ¿Cómo  dejar de ser coleros en innovación? Es solo un tema de recursos? Digamos si la inversión en I+D pasara del actual 0.15% al 1% del PBI, ello garantizaría la reversión de la situación actual? La respuesta es no; porque no solo falta plata sino también hay una inadecuada institucionalidad; por ejemplo la inexistencia en magnitudes necesarias de Fondos de capitales de riesgo para financiar ideas innovadoras (los que hoy existen juegan a la comidita) o la débil defensa de los derechos de propiedad intelectual.  Y si preguntamos por ejemplo a los empresarios industriales  sobre porqué no se innova (Según  la última encuesta de innovación en la industria 2015), un  46.8% señala que es muy costosa, un 40,8% porque n hay personal calificado. Faltan recursos pero capital humano también.

Como se ve, hay un reto grande para apuntalar l innovación basada en I+D,   ¿Pero  esta  da solo por científicos y a través de las TIC´s, biotecnología o  Parques tecnológicos?   Frente a productos cada vez producidos en masa y a costos  menores, ¿La lógica de las firmas es mejorar competitividad a punta de reducciones salariales? ¿O la alternativa es desarrollar nuevos productos o productos ya existentes pero elaborados de manera nueva?  Por ejemplo que tienen en común marcas como Wong (en sus inicios), Kola Real,Bembos y Sibarita? Todas representan ideas empresariales, en sectores tradicionales, con lo cual se rompe el mito que la innovación solo ocurre en sectores punta como la biotecnología, robótica o informática,  Adicionalmente estas ideas empresariales no son resultado de investigación formal, ni tampoco los creadores de dichas ideas eran científicos o investigadores; de allí que la innovación no solo viene de la I+D, los ejemplos  antes referidos nos dan un canal alternativo para el desarrollo de este factor básico del crecimiento de largo plazo.

En suma la insuficiente inversión en I+D además de no necesariamente revertirse sustancialmente dirigiéndole más  fondos, en tanto  subsisten debilidades institucionales; puede en el ínterin ser en parte compensada por el desarrollo de  alternativas a la I+D; que no tienen los pre condicionantes de esta última, pero que igualmente implican innovación y aumento de la productividad; la iniciativa privada y pública debieran promover también estas alternativas de innovación.

A propósito de la Informalidad

imageUno de los elementos más destacados en la propuesta gubernamental actual, es el aumento de la formalidad laboral del 30 al 60%, reto interesante habida cuenta que la informalidad por reducir, es un fenómeno no solo complejo sino diría de carácter estructural en nuestra economía. Planteare algunas reflexiones sobre estos asuntos.
Algunos números que describen el escenario actual: El 94% de las empresas en el Perú son PYMEs, generando el 22% del Producto Bruto Interno, y emplean 7.7 Mills de trabajadores, de estos 4 de cada 5 trabajadores son informales,; situación que tiene una serie de consecuencias adversas, no solo que el Estado deje de percibir S/ 1,ooo millones como lo refirió el Primer Ministro en su presentación al Congreso, sino que estos trabajadores al no aportar a sistema previsional alguno, les esperara una vejez con incierto bienestar cuando no ausente.
¿Porque existe la informalidad? A riesgo de ser muy simplificado, señalaría que esta existe porque convertirse en formal implica automáticamente incurrir en costos de dinero, tiempo (y paciencia), mayores comparados con beneficios implicados inciertos cuando no pequeños y/o inexistentes. Imaginariamente conversamos con un informal y le proponemos que se convierta en formal; ¿Que observaría este? Se percataría de cuánto tiempo lleva inscribir una planilla o los activos de la firma en los registros de propiedad (y con la obligación de estar atentos a la acción de suplantadores), y además atento frente a la impune acción de falsificadores y piratas que vulneran derechos de propiedad (o quizás de cuando en cuando el también por campana incursiona en estas prácticas); nuestro amigo informal, observa también la no correspondencia entre lo que se tributa (acuérdense por ejemplo, los “gratos” recuerdos que tenemos cuando se paga la regularización del impuesto a la renta en marzo cada ano) y la cantidad y calidad de los servicios que se recibe del Estado, mira tan bien lo farragoso de los tramites, incluso para tributar (podría contarles el kafkiano proceso para emitir una factura electrónica y cobrar las tributariamente gravadas regalías por algunos de mis libros); en estricto dados todos estos costos, el informal preguntaría a continuación y en que me beneficio de ser formal?
Asimétricamente, la contraparte de beneficios que podría recibir del Estado seria: ¿? Seguridad? ¿Asistencia Técnica? ¿Crédito?, ¿Servicios de inteligencia comercial?, lo que se percibe es que lo descrito es de incierta ocurrencia, sea por su escala liliputiense o simplemente porque no existen. ¿ Y desde el lado privado? si bien un formal podría ser sujeto de crédito, ello no le garantiza acusar efectivamente a un préstamo, y si con suerte ocurre ello, preguntémonos si con tasas anuales de interés promedio de 44 y 24% para micro y pequeñas empresas estas tienen alguna chance de crecer.
Dado el desbalance entre costos y beneficios, el informal con seguridad en respuesta a nuestra invitación a ser formal nos diría: Déjame así no más causita; y es que como hemos visto, el desbalance entre costos y beneficios implicados en la formalidad es tan abrumador, que no solo debemos reducir los costos implicados, sino también hacer automática, la ocurrencia de beneficios en cantidad y calidad suficientes, acción en la cual el Estado necesariamente tiene que mejorar en eficiencia y eficacia los servicios que presta;, esto es como una ecuación con 2 componentes: Beneficios y costos; por ello inducir a la formalidad pasa por tratar ambos lados, no hacerlo garantiza que a continuación con una economía que incluso volviendo a dinamizarse tal como lo prevé el Marco Macroeconómico Multianual Revisado 2017-2019 pasando 4 al 4.8% de crecimiento del PBI, la informalidad no se revierta sino incluso crezca también.